Adelgazar no siempre es un proceso sencillo.

Pero no es imposible.

  • Puede que hayas decidido que te sobran unos kilitos y que te gustaría perder algo de peso. Después de informarte en internet has comenzado a hacer una dieta, pero no te resulta nada fácil seguirla. No es una dieta personalizada.
  • Quizás tienes una dieta personalizada e incluso has acudido a una nutricionista pero no eres capaz de seguirla a rajatabla. No tienes fuerza de voluntad. Pero bueno, vas haciendo lo que puedes. Al fin y al cabo, si vas a una nutricionista ¿servirá de algo no?

ANALIZANDO TU SITUACIÓN ACTUAL

No sabes que es lo que puede estar pasando, pero no consigues adelgazar.

Ya sé, quizás has pensado que es tu cuerpo. Algo marcha mal.

¿Quizás tu metabolismo es muy lento? ¿La dieta que te han dado no funciona? ¿Y si tu nutricionista no sabe tanto del tema y la está cagando contigo?

Pero déjame decirte algo que quizás te ayude, una afirmación rotunda:

Todo el mundo puede bajar de peso, incluso tú.

Y si no está siendo así, no es por culpa de los demás, algo no estás haciendo bien.

Créeme que me he encontrado con este caso en innumerables ocasiones, incluso yo misma hace un tiempo pensé que yo jamás lo conseguiría.

Pero, TODO EL MUNDO PUEDE. 

Para que una persona baje de peso hay que revisar algunas variables. En concreto tres: hábitos de alimentación, actividad o deporte y por último y, para mí, el más importante de todos es el factor mental.

Vamos a ver estos factores uno a uno para profundizar mejor.

  • Tus hábitos de alimentación,

Si tu objetivo es bajar de peso, la alimentación es un factor fundamental. Para que tu peso corporal disminuya tienes que crear un déficit de energía, esto es:

SUBIR DE PESOGastar menos energía de la que ingieroDIETA HIPERCALÓRICA
MANTENIMIENTOGastar la misma energía que ingieroDIETA NORMOCALÓRICA
BAJAR DE PESOGastar más energía de la que ingieroDIETA HIPOCALÓRICA

Para llevar a cabo una dieta hipocalórica tienes que gastar más energía de la que consumes. Este déficit será lo que vaya causando la bajada de peso.

Si tienes conocimiento en el tema y ya sabes cuantas kcal necesitas para bajar de peso de una manera progresiva, perfecto. Ahora sólo tienes que empezar e ir haciendo un seguimiento para considerar si los resultados van a tu favor.

Si no tienes ni idea, mi consejo es que te pongas en contacto con alguien que sepa cómo hacerlo y en quién confíes. Vete al camino rápido y seguro, pues esa persona te va a decir exactamente qué comer y a qué horas para conseguir tu meta.

Pero en ningún caso te recomiendo que escojas una dieta al azar.

Las dietas tienen que ser personalizadas, a tus horarios de trabajo y de entreno, a tus gustos y preferencias y a tus necesidades energéticas. En este último influye el sexo, edad, actividad física realizada etc…

Otra puntualización que no puede pasar desapercibida es que hay una diferencia entre “hacer la dieta” y “hacer perfecta la dieta. 

Y te lo voy a explicar.

Cuando viene una persona a mi consulta que desde la semana 1 pierde peso y sigue haciéndolo en las semanas consecutivas no hay nada que cuestionar. Pero cuando una de estas semanas, esta persona viene y no ha bajado de peso e incluso puede haber ganado algo, ella misma me dice:

¡Ay Cristina, esta semana no lo he hecho muy bien!

Perfecto. Y digo perfecto no porque esté bien no haber bajado de peso, sino porque tenemos una justificación de lo que ha pasado. Se ja saltado la dieta y por eso tenemos estos resultados.

Ahora, es IMPOSIBLE que si estás haciendo la dieta perfecta no bajes ni un gramo. 

Cuando me ocurre esto, yo misma pregunto a la alumna: ¿lo has hecho perfecto tal cual pone en el papel? Y la respuesta siempre suele coincidir: – bueno, tal cual tal cual, no….

Entonces ya no me fío.

HACER BIEN LA DIETA ES HACERLO TAL CUAL PONE EN TU PAPEL.

Tienes que ser disciplinada, metódica, organizada. No dejes nada en manos de la improvisación, si vas a estar fuera prepara tus comidas y llévate una de más por si acaso te surge un imprevisto. Si dudas si puedes comer algo o no no lo comas, espera a tu visita con tu nutricionista para preguntárselo.

El día que te toque control de peso tienes que subir a esa báscula con la conciencia tranquila, con el conocimiento de que has hecho todo lo que estaba en tu mano y que por tanto el resultado ya no depende de ti. Y en la mayoría de casos este resultado es positivo.

Pero en caso de que no lo fuera, créeme que no te importaría, porque sabes que tú has hecho lo que tocaba, si no ha funcionado la nutricionista sabrá qué hacer.

  • La segunda variable es el deporte o actividad física

Si decides ponerte a dieta y eres de las que no ha hecho deporte en su vida piénsatelo muy bien.

Hacer deporte no solo aumentará la rapidez con la que pierdes peso, sino que cambiará tu composición corporal.

Evitarás seguir teniendo barriga o cartucheras o estés más fofa que una pasa aunque te adelgaces mucho. En el siguiente artículo, te explico porque adelgazar no te va a asegurar perder tu barriga.

¿Prácticas algún deporte?

O lo que es más importante… ¿Te gusta hacer deporte?

Déjame decirte que si bien el deporte es un factor muy importante, no es fundamental para perder peso, pero sí sobre cómo lo pierdes.

Es decir, tú puedes ir al gimnasio o salir a correr y matarte a hacer cardio 7 veces por semana, que si te gusta comer dulces en exceso o te alimentas a base de procesados superando las calorías que gastas, no vas a adelgazar.

Y esto es más claro que el agua.

Así que yo te animo a empezar a hacer algo suave: ves a caminar 30-45 minutos al día 2-3 veces por semana o empieza con una rutina en el gym 3 días a la semana.

Ya conoces el caso de Merche, mi alumna que ha conseguido bajar de 130 kgs a 64 kgs. Ella sola consiguió bajar hasta 95 kgs quitándose de comer comida basura y haciendo cardio, es un grandísimo logro.

Cuando vio que se quedaba estancada y decidió ponerse en mis manos, su metabolismo o su nueva ilusión, le hizo volver a arrancar y conseguir bajar otros 30 kilos en un año (2017-2018)

Pero además, empezó a entrenar con pesas. Su mayor miedo era llegar al final del proceso con mucha piel sobrante y que no se viera bien . Yo le propuse rellenar toda esa piel que iba a liberarse de grasa con la mayor cantidad de músculo posible, no le aseguré que no le quedara nada de piel, pero sí podíamos mejorarlo mucho.

A día de hoy el resultado está siendo increíble, mucho mejor de lo que esperábamos y ella no tiene ningún complejo.

 

Créeme que para alguien que lleva toda su vida sin moverse del sofá y yendo en coche desde casa a la plaza de su pueblo a comprar chuches, esto ya le va a bien.

  • Por último, y para mí el factor más relevante y que menos importancia se suele dar, es el factor mental.

¿Te has preguntado alguna vez cómo puede ser que dos niños que nacen en la misma familia, siguiendo la misma alimentación, con los mismos genes, en el mismo entorno, en el mismo pueblo/cuidad y con las mismas creencias sean tan diferentes en su aspecto físico?

¿Alguna vez te has preguntado cómo es posible que haya personas que no cuentan calorías? Gente que comen lo que les apetece y cuando les apetece. Personas que se alimentan bien pero que no llevan un control estricto en la dieta. Siempre están igual ¡y no engordan!

Te voy a decir un pequeño secreto,

no es lo que comes, sino cómo te sientes cuando lo comes.

O lo que es lo mismo, da igual lo que hagas sino te sientes bien con ello.

Quizás piensas que esto es una bobada o te parece ridículo. Sabes y has comprobado que es la acción la que ofrece los resultados ya que otras veces has podido bajar unos kilos reduciendo tu ingesta y haciendo algo de deporte.

Vale, estamos de acuerdo en eso. Es evidente que con la acción se han creado muchas cosas pero yo quiero profundizar un poco más.

¿Qué es lo que te empuja a la acción? ¿Qué es lo que hace que estando a dieta y veas tu comida preferida ELIJAS no comer en ese momento?

A lo mejor recuerdas alguna experiencia satisfactoria tras la que hablar con alguien te dio una idea para perder peso y enseguida te entusiasmaste.

O viste con tus propios ojos el cambio de alguien cercano a ti en unos meses.

Este entusiasmo podría ser debido a que confiabas en esa idea, realmente pensaste que era posible conseguirlo.

Es este entusiasmo el que te hace pasar a la acción (dieta y deporte) produciendo así resultados positivos. Al darte cuenta de ello aumenta tu entusiasmo y sigues haciendo lo que tienes que hacer para conseguir tu objetivo. De esta forma entras en un bucle sin fin en el que te sientes bien. Y todo lo que haces, lo haces porque te gusta y eres tú quien lo elige.

En tus momentos de desaliento, cuando te das cuenta y te lamentas de que tu cuerpo no es como tú quieres, seguramente estás creando en tu mente una imagen de tu cuerpo ideal.

Al pensar o imaginarte en ese cuerpo te sientes bien, pero rápidamente vuelves a la realidad y vuelves a ser consciente de lo lejos que estás de conseguirlo y de nuevo, te vuelves a sentir peor.

Y bajo este último caso, cualquier acción es difícil y da pocos o ningún resultado, lo que genera todavía más desaliento.

CONCLUSIÓN

Si has tomado la firme decisión de que quieres sentirte bien con tu cuerpo, que una vez por todas quieres conseguir el cuerpo que te gustaría porque estás harta de toda la negatividad que llevas arrastrando durante tanto tiempo… Tienes que hacer tres cosas:

  1. Cambia tu alimentación, empieza una dieta personalizada, que se amolde a tus horarios y preferencias, y que responda exactamente a tus necesidades de consumo  y gasto energético, ponte en contacto con alguien que sepa ayudarte y en quién confíes al 100%.
  2. Empieza a hacer deporte, algo suave puede valer para empezar y para ir creando el hábito. No empieces a entrenar 5 días a la semana y vayas a hacer cardio de lunes a domingo. Con un cambio tan drástico, hay una alta probabilidad de agobio y que a los 15 días lo abandones todo.
  3. Revisa tus creencias acerca de ti misma y tu cuerpo. Si siempre te has visto como una persona gordita, deja de pensar en eso. Solo te provoca emociones negativas. En su lugar, piensa en el cuerpo que te gustaría tener. Cierra los ojos e imagina como te sentirías caminando por la playa o por cualquier sitio que te inspire… sintiéndote bien con tu cuerpo, siendo una persona alegre y feliz por lo que tiene. Deja que éstas emociones positivas invadan tu presente y te entusiasmen para ¡¡¡pasar a la acción!!!

Me encantaría conocer tu experiencia la pérdida de peso

¿Cuál es esa duda que no sabes como resolver y que te está impidiendo avanzar en tu camino?

¡Por favor PREGÚNTAME!

NO tengas verguenza, yo también estuve ahí y tuve que invertir mucho dinero y horas de aprendizaje para conocer todo lo que se hoy en día.

¡Estoy aquí para ayudarte!

Además me darás ideas para poder escribir más post y resolver a muchas chicas, que como tú, no sepan lo que hacer.

¡Te leo!

Pin It on Pinterest

Share This