Seguramente alguna vez hayas pensado que te gustaría tener una entrenadora personal.

Y puede ser que, automáticamente después de pensar esto, pienses que solo se lo puede permitir la gente adinerada. Pero nada más lejos de la realidad.

Hoy en día, el cuidado de la salud está escalando posiciones a velocidades imparables en las prioridades de las personas. Gracias a dios, cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene cuidar nuestro cuerpo, tanto por dentro como por fuera.

Los que hemos experimentado los beneficios que tiene sufrir una transformación física y mental, sabemos que es algo clave en el bienestar de una persona.

Y aunque pienses que quizás tu nunca puedas conseguirlo, estamos aquí para demostrarte con nuestro ejemplo que sí se puede.

Quizás pienses que para conseguir cambiar necesitas fuerza de voluntad, pero claro, tu no tienes de eso. Quizás pienses que será necesario estar todo el día comiendo lechuga y que no podrás comer ni un cachito de pan. O quizás pienses que vas a tener que estar metida en el gimnasio 3 horas al día 7 veces a la semana.

Pero te diré que esto son simplemente creencias, y estas creencias no son ciertas.

Es mi misión enseñarte cómo puedes hacer que el cambio también ocurra en ti. He visto a decenas de chicas, muy diferentes entre ellas, conseguirlo y yo misma lo he hecho varias veces.

¿Acaso crees que tú eres un caso especial?

¿QUÉ ES UN ENTRENADOR PERSONAL?

Un entrenador personal es un profesional que se dedica a la enseñanza y prescripción de ejercicios físicos, según la Wikipedia.

Y además de esto, yo añadiría, que es una persona que te acompaña, en la que te puedes apoyar para conseguir tu propósito y que te tiene que inspirar confianza al 100%.

¿QUÉ DEBE TENER UN ENTRENADOR PERSONAL?

  1. CONOCIMIENTOS: está claro que tu entrenadora personal tiene que saber bien lo que hace.

Pero quiero hacer una diferenciación entre estudios y conocimientos.

Una persona puede tener estudios, titulaciones universitarias y uno o varios masters. Pero esto no quiere decir que esta persona tenga los conocimientos integrados. Hoy en día las titulaciones universitarias están al alcance de mucha gente, pero hay un trecho de haber estudiado una cosa, a ser esa cosa. 

Por ejemplo, yo estudié la carrera de Biología y la terminé. Sin embargo, yo no me sentía (ni me siento) Bióloga. No quiere decir que no haya aprendido durante los 4 años de estudio, de hecho, mucho de lo que estudié me ha servido después en mis estudios posteriores y lo he podido aplicar profesionalmente en el área de la nutrición y del funcionamiento interno del cuerpo, sin embargo dudo mucho que ahora mismo supiera resolver un problema de genética sin repasar mis apuntes o reconocer una planta a simple vista. Confianza

  1. INSPIRAR  CONFIANZA: este es uno de los aspectos más importantes que debes de buscar.

Es necesario que confíes en la persona que te va a acompañar en este emocionante camino.

Será la confianza al 100% en tu entrenadora, lo que te hará seguir al pie de la letra el plan de acción pautado por ella.

Ella está aquí para enseñarte y por supuesto, en mi caso, me gusta que me pregunten cuando quieren saber porqué hago las cosas de una manera u otra.

Pero hay mucha diferencia entre preguntar y cuestionar. No puedes permitirte perder el tiempo pensando en si tu plan está bien o mal elaborado. Así mismo, tienes que sentir que ella confía en ti y en tus posibilidades.

Cuando yo empecé y conocí a Cristian fue su confianza en mí y en lo que yo podía lograr, lo que me hacía mantener una mente clara y serena sin preocuparme, en modo negativo, de mi físico en ese momento.

  1. ORGANIZACIÓN Y COMPROMISO: detrás de todo el trabajo visible de una entrenadora personal hay un trabajo invisible. Es por ello que cada alumna requiere mucha responsabilidad y dedicación.

Una persona organizada y comprometida será capaz de tenerlo todo listo en cada momento y de establecerse un plan detallado para ti.

Así mismo, será tu claro ejemplo y te verás comprometida a hacer lo mismo para que todo marche a la perfección.

Como alumna, he tenido entrenadoras y cuando ves que tu entrenadora te da el mismo entreno a ti que a las demás o que no se acuerda de que tienes una lesión empiezas a desconfiar.

Como entrenadora, he tenido muchas alumnas y es verdad que a veces tienes demasiadas cosas en la cabeza y se te pueden olvidar detalles. Pero me gusta hacer que cada alumna se sienta especial, porque de hecho lo son para mí.

Cada una de ellas tiene su historia personal y eso es lo que os hace únicas y en cada sesión de skype me gusta apagar todo lo que no sea la persona que tengo en frente.

  1. EMPATÍA: alguien empático es quién se pone en el lugar del otro y no hace ningún tipo de juicio. Valorará tu situación y te hará un plan de acción adaptado a ti y a tus posibilidades, dándote la dosis adecuada a tu nivel físico y disponibilidad.

 

¿POR QUÉ NECESITAS UN ENTRENADOR PERSONAL?

  • PORQUE LO HAS INTENTADO MUCHAS VECES SOLA Y NO FUNCIONA.

Seguramente ya lo has intentado antes.

Puede que estés cansada de mirarte al espejo y no gustarte, de ir de compras y no poder comprarte lo que te gustaría, de ponerte metas y objetivos y no conseguirlos.

Y cada vez que fallas, un mazazo más fuerte te va hundiendo en ese hoyo que tu mente está haciendo que cabes tú misma.

Quizás piensas que esto no es para ti, que no tienes la capacidad de conseguirlo, que será mejor que te aceptes tal como eres, que no tienes fuerza de voluntad… Todas hemos pensado esto en algún momento de nuestra vida, pero no. Esto simplemente son creencias que has ido adoptando con el paso del tiempo.

Necesitas alguien que te guíe, que te de una esperanza de que sí puedes conseguirlo y que consiga que des tus primeros pasos. El principio es lo que más cuesta porque aún no ves resultados y tienes que seguir.

Pero cuando estos empiecen a llegar todo cambiará.

Recuerdo como si fuera ayer mi primera preparación de competición. El primer mes apenas había bajado de peso, me aterrorizaba pensar que al final de los 4 meses no hubiera conseguido mi meta y estaba impaciente por ver los cambios en mi cuerpo. Pero una vez que mi cuerpo se activó y empecé a bajar de peso, me relaje.

Era cuestión de seguir haciendo lo que hacía y los cambios llegaban por sí solos.

Y así fue, al tercer mes mi cuerpo era totalmente diferente, me sentía expectante e ilusionada y con ganas de más.   Por lo tanto, esta fuerza de voluntad que has tenido que emplear al principio se convertirá en motivación para seguir haciendo las cosas bien, lo que se traducirá en más resultados , y entrarás en un bucle positivo del que nada te podrá sacar.

  • PORQUE ÉL SABE LO QUE TIENE QUE HACER Y TÚ NO.

Una de las razones por las que al terminar la carrera decidí formarme como Entrenadora Personal y  Nutrición Deportiva fue porque quería aplicar esos conocimientos conmigo misma.

Estaba cansada de no saber lo que tenía que hacer, de ver mil dietas en internet y no fiarme de ninguna, no sabía si hacer bodypump o pasarme a las pesas, y si me pasaba a la sala de fitness ¿cómo tenía que hacerlo?

¿Por qué no había ninguna entrenadora personal en mi gimnasio?

Estaba dispuesta a pagar porque realmente quería cambiar, y quería saber cómo hacerlo bien. Debido a que esto ocupaba gran parte de mis pensamientos y que tenía que elegir en esa misma época que quería hacer con mi vida, decidí aprenderlo yo misma, me interesaba mucho, tenía ganas y era el momento justo.

Así que me lancé a la aventura y me vine a vivir a Barcelona para aprender en los mejores sitios. Invertí más de 3000 euros y todo un año de estudios más prácticas, además de la experiencia que fuí cogiendo conmigo misma.

Tuve la suerte de conocer a Cristian, que actualmente es mi novio, y tenerle de entrenador personal durante un año. Siempre digo que lo aprendí todo con él, pues aunque la teoría es muy válida y hay que saberla, el ejercicio es algo muy práctico y tener alguien en cada entreno que te corrige los movimientos hasta hacerlo perfecto no tiene precio.

Además de aprender la técnica perfecta, siempre das más cuando hay alguien contigo. Solo el hecho de pensar que no “puedes fallar” a esa persona ya te hace sacar todo tu potencial. Gracias  a esto yo avancé en un año lo que de haber estado sola hubiera tardado el triple de tiempo.

  • PORQUE SERÁ TU FIGURA MOTIVANTE EN TODO MOMENTO.

Transformar el cuerpo es un proceso.

Tienes que estar muy preparada mentalmente para embaucarte en algo así. No es algo fácil ni rápido, requiere esfuerzo y dedicación.

Tienes que sentir la llamada.

La llamada al cambio, es algo tan heavy que solo lo consigue quién está de verdad preparada y dispuesta a hacer todo lo que sea necesario para conseguir su propósito. Y aún así hay días malos, muy malos.

Es aquí donde tener alguien al lado puede cambiarlo todo.

Porque cuando estás a tope de energía y muy motivada es cuando las cosas son fáciles. Tienes ganas de ir al gimnasio, no tienes ansiedad y puedes seguir tu dieta a la perfección, puedes visualizar lo que está por llegar…

Pero son los momentos difíciles los que van a determinar si consigues tu objetivo. Los días en los que te dejarías atrapar por el sofá, te subes por las paredes antes de arrasar con la nevera, tienes problemas personales que te hacen estar de bajón, no le encuentras sentido a la vida…. y encima te sigues viendo mal y crees que este es un camino interminable.

La primera vez que hablé con Cristian solo con una charla de 1 hora fue capaz de motivarme tanto (él no lo sabía) que esa semana hice mi dieta perfecta durante una semana hasta que volví a verlo, algo que me había propuesto desde hacía 2 meses y no había conseguido, estaba alucinada del poder que tienen unas palabras.

Una sesión de Coaching con tu entrenadora puede darte un giro de visión. Puede mostrarte otra manera de ver las cosas, recordarte todo lo que has conseguido y la razón por la que empezaste, te enseñará a identificar esas emociones que estás sintiendo y te ayudará a gestionarlas, cambiando del lado negativo al positivo.

  • PORQUE ERES NUEVO EN EL EJERCICIO O EN UN NUEVO DEPORTE.

Si eres nueva en el gimnasio o llevas desconectada mucho tiempo, la entrenadora personal es la figura que más te puede ayudar.

Una buena entrenadora te iniciará con rutinas muy simples y efectivas, adaptadas a tu nivel y te enseñará a dar los siguientes pasos lógicos para que tú, en menos tiempo de lo que piensas, hayas adquirido los conocimientos y habilidades necesarias para realizarlo por tu cuenta.

Cuando yo empecé recuerdo que entrenaba 4 veces por semana (2 veces torso y 2 veces pierna) y en ese momento que costaba mi esfuerzo y dificultad y los resultados eran evidentes. Un año después mis entrenamientos habían evolucionado tanto que ahora entrenaba 5 veces por semana y en grupos musculares separados, me seguía costando esfuerzo pero ahora estaba preparada para avanzar y mi cuerpo lo sabía.

Además, no podemos dejarnos el punto más importante que es la inseguridad.

Seguro que una de las razones por las que no empiezas a ir al gimnasio es el miedo a hacer el ridículo, a no saber cómo utilizar las máquinas y que se rían de tí. Esto se esfuma cuando estás en buenas manos y sabes con certeza que estás haciendo bien las cosas.

  • PORQUE LE CEDERÁS LA RESPONSABILIDAD DE SABER LO QUE HACER Y TE DARÁ TRANQUILIDAD.

Esa incertidumbre de no saber si lo que estás haciendo es lo correcto, si podrías ir más rápido o si hay una manera más adecuada a ti para llegar a tu objetivo, se esfuma cuando alguien te da un plan detallado.

Ahora solo tendrás que ocuparte de cumplir lo que pone en el papel.

Esa será tu biblia.

Y  cuando las cosas se estanquen o cojan un rumbo inadecuado, no serás tú quien se rompa los cuernos a pensar que puede estar fallando o que se debe cambiar.

Porque para eso tienes entrenadora personal. Ella con sus conocimientos y experiencia seguramente que esté familiarizada con tu situación y da en el clavo.

Qué perdida estaba yo cuando empecé.

Seguía un montón de chicas que tenían el cuerpo que yo quería pero no sabía qué era lo que yo tenía que hacer.

Necesitaba saber exactamente qué era lo que yo tenía que comer, qué ejercicios , cuántas series y cuántas repeticiones.

¿Tenía que entrenar todos los días de la semana? ¿tenía que hacer cardio? ¿podía comer pan? ¿no era muy lógico beber alcohol, no?

Y un montón de dudas y mitos que me hacían sentir muy confundida y que tuve que resolver más adelante.

Además, una buena entrenadora personal te enseñará y explicará cómo construir y modificar los cimientos de un buen plan y así alcanzar los máximos resultados con autonomía cuando ella no sea necesaria.

  • PORQUÉ NECESITAS UN PLAN DETALLADO Y PERSONALIZADO.

Estamos hartos de ver dietas.

Que si la dieta de la piña, la dieta de los 13 días, la dieta de batidos o la dieta de proteínas.

¿De verdad aún crees que una persona que pesa 100 kgs debe comer lo mismo que una que pesa 60? ¿O que alguien que no se mueve durante todo el día debe comer lo mismo que alguien que tiene un trabajo de moverse 8 horas?

Creo que ya sabes que cada persona tiene unas necesidades diferentes, horarios, gustos, trabajos… es por eso que no puedes hacer la dieta de tu madre o de tu hermano.

La primera vez que decidí hacer dieta (aún no hacía fitness), no dude en ponerme en manos de una Nutricionista que sabía lo que era mejor para mí.

  Lo más lógico y sensato es que si has decidido cambiar lo hagas con sentido común.

Déjate asesorar por alguien que sabe.

Es muy importante que el plan se adapte a ti.

La adherencia por parte de la alumna es el factor más importante que va a determinar que tenga éxito el cambio.

Porque si por ejemplo, tu me dices que no te gustan los champiñones y yo te los pongo 3 veces por semana , es de cajón que te va a costar mucho comerlos o no lo vas a hacer directamente.

Por eso, la entrenadora que elijas deberá saberlo todo de ti.

A qué hora te levantas y a que hora te acuestas, si tienes alguna patología o lesión, qué alimentos te gustan y cuáles no, si tienes ansiedad, si vas bien al baño…. en definitiva, tiene que hacerte un cuestionario detallado para elaborar un plan adaptado a ti y que te sea fácil seguirlo y te evitará perder el tiempo haciendo sesiones ineficientes o innecesarias.

¿ENTRENAR SOLA O CON ENTRENADORA PERSONAL?

Voy a hacerte un breve resumen de todo lo que hemos estado hablando hasta ahora. Te haré una lista con los beneficios que tiene entrenar con alguien y los riesgos que tiene entrenar sola.

  • RIESGOS DE ENTRENAR SOLA:
  1. Desconoces (lógicamente) qué volumen de entreno de pesas y de cardio es el mejor.
  2. No sabes cuanto tiempo de descanso necesitan tus músculos.
  3. No sabes qué intensidad ni cargas tienes que poner en tu entreno. ¿Más repeticiones menos peso?
  4. No avanzas en los entrenos porque no te atreves a coger más peso sola.
  5. Tu dieta no está adaptada a ti, pasas hambre y no puedes evitar comer otras cosas.
  6. Piensas que tienes una alimentación variada y equilibrada pero aún así no consigues disminuir tu porcentaje graso.
  7. Los fines de semana te das tus caprichos y sientes que no avanzas.
  8. Hace tiempo que no ves ningún cambio en tu cuerpo.
  9. Te sientes frustrada porque no sabes si lo estás haciendo bien.
  10. Te gustaría ir más rápido y más segura de que estás en el camino correcto.

 

  • BENEFICIOS DE TENER UNA ENTRENADORA PERSONAL:
  1. Sabes exactamente cómo tienes que entrenar, cuantas series y cuantas repeticiones de cada ejercicio y cuánto descanso entre ellas.
  2. Te permites X días de descanso a la semana, en los que , además de no pasar nada, te beneficias de no ir al gimnasio.
  3. Sabes que tu cuerpo puede progresar, y que a medida que avanzas en tus sesiones de entrenamiento puedes coger más peso.
  4. No pasas hambre y tus necesidades están cubiertas. Tienes un plan detallado y adaptado a tus horarios, sabes qué comer antes y después de entrenar y en el resto de comidas diarias.
  5. Aunque antes tenías una buena alimentación, ahora te das cuenta de que no es lo mismo 8 que 80, y que la cantidad es un factor clave a la hora de ver cambios.
  6. No necesitas atiborrarte los findes. Comes bien y estás alineada con tu propósito, ya no entra en tus planes la comida basura o la bollería.
  7. Vas viendo pequeños cambios que te gustan y motivan a seguir.
  8. Te sientes tranquila, sabes que estás en el camino correcto. Solo tienes que seguir haciendo lo que haces y los resultados llegarán y no tienes prisa porque tienes certeza de que lo conseguirás.

 

BONUS TRACK

Y por último te voy a dar un bonus track que deberías tener en cuenta a la hora de elegir tu entrenadora personal. Como siempre digo, un cambio físico siempre viene acompañado de un cambio mental.

Todos sabemos que cuando conseguimos algo nos sentimos orgullosos, aumenta nuestra autoestima y confianza en nosotros mismos. Y si es un cambio físico además los resultados te harán sentirte pletórica. Pero vamos a hacer una reflexión….

¿Es el cambio físico el que provoca el cambio mental o viceversa?

Cómo te expliqué antes, tienes que estar preparada mentalmente para embaucarte en este proceso, así que te contaré lo que yo pienso…

He trabajado con muchas chicas en procesos de cambios durante estos 5 años,la mayoría ha conseguido sus propósitos, sin embargo, hay una pequeña parte que no logran despegar, y se pasan el tiempo ancladas en un quiero y no puedo.

Y he podido observar algo muy claro que también ocurre en mí.

Una no cambia hasta que no está totalmente convencida de que lo quiere hacer.

Te voy a poner un símil.

Imagínate que llevas un tiempo mal con tu pareja y te planteas dejarlo. Sin embargo pensar en esta idea te duele, aún así en el fondo sabes que tu futuro no está a su lado. Te armas de valor y decides dar el paso y romper, pero resulta un proceso muy doloroso que no eres capaz de soportar.

Y vuelves.

Vuelves sabiendo que un día se acabará, y con el paso de 5, 10 o 15 meses vuelves a dejarlo. Pero esta vez es diferente, ya no duele tanto. Sabes qué es lo que tienes que hacer, estás preparada para afrontar la ruptura, estás dispuesta a pasar lo que haga falta para convertirte en esa persona que tanto has visualizado.

Pues el cambio físico es igual.

Puedes querer cambiar y empezar un plan sin estar totalmente convencida.

Va a doler.

Te va a costar hacer las cosas bien cuando tengas tentaciones, estarás más pendiente de lo que no puedes hacer que de lo que tienes que hacer…. se convertirá en un calvario.

Sin embargo, cuando el cambio viene desde el interior, es tu conciencia la que empieza a cambiar antes que tu cuerpo.

No te resulta difícil decir que no a ciertas cosas porque no están alineadas con tu propósito.

Si lo que quieres es adelgazar, sabes que una pizza no te ayudará a conseguirlo, sin embargo puedes elegir una rica ensalada que sabes que te va a sentar de maravilla y tu conciencia estará tranquila.

Por eso, creo que es un factor fundamental a la hora de elegir una entrenadora personal. Tiene que ayudarte con el cambio físico, pero sobre todo tiene que trabajar también a nivel mental.

Para mí es más importante o prioritario incluso el mental.

CONCLUSIÓN

Así que, asegúrate bien que tu entrenadora personal cultiva los aspectos mentales y te va a dar herramientas para trabajar este área como pueden ser, visualizar, meditar, relajarse, escribir listas de aspectos positivos…

Por lo tanto, si llevas tiempo dando vueltas a la idea de hacer un cambio y estás preparada para ello, no dudes en tomar acción.

Busca una coach que te asesore y te acompañe en el camino y pon solución ya a tus dolores de cabeza.

No te pases la vida diciendo que quieres hacer esto o lo otro, mientras estás en el sofá comiendo pipas.

Empieza ya, porque cada paso que des hacia tu objetivo te acerca más a él.

¿CÓMO VOY A AYUDARTE?

Antes que nada necesitas tener las ideas claras, necesitas un objetivo que te haga ilusión.

Si aún no lo tienes muy claro, quizás este artículo te ayude.

Como te dije antes, tienes que sentir la llamada.

La motivación interna de una persona que quiere mejorar es imparable. Pero una persona que no tiene motivación es muy fácil que se rinda a la primera de cambio por muchos estímulos externos que reciba de su “coach”.

Pues bien, si sientes esta  motivación y tienes un objetivo lo primero que haremos será una entrevista inicial via Skype. En esta entrevista quiero conocerte, saber cuál es tu situación actual y que me cuentes tus ilusiones.

Además de tu relación emocional con la comida pasada y actual. Esto es fundamental para que nos complementemos.

Sobra de decir que en esta toma de contacto podrás preguntar todas tus dudas, tanto de cómo funciona el seguimiento y programación , como dudas personales que tú tengas.

A partir de aquí, y en un plazo máximo de 7 días, te entregaré toda la documentación que necesitas, así como “los deberes” que tendrás que ir haciendo.

AHORA SÍ, EMPIEZA EL CAMBIO.

Empezamos a trabajar juntas.

Es vital que entre las dos sintamos una confianza mutua. Como te dije antes, tienes que saber que lo que estás haciendo es lo correcto.

Y yo necesito sentir esa complicidad por tu parte. Solo de esa manera y con una comunicación sincera tendremos una relación clara y de confianza mutua.

A partir de aquí te mostraré los pasos a seguir y te daré una hoja de ruta detallada en la que iremos trabajando juntas con tu evolución.

A parte de todo el seguimiento on-line, me gusta conocer a mis alumnas, por eso te REGALO  una sesión de coaching mensual vía skype. Donde trataremos además de lo convencional, los aspectos internos y emocionales de las conductas que surgen al seguir un plan nutricional.

Es un área comúnmente olvidada en la mayoría de planificaciones, pero yo no concibo tratar el aspecto físico o nutricional sin tener en cuenta lo emocional. 

Y ADEMÁS DURANTE 7 DÍAS VOY A HACER UN “DESCUENTAZO” EN MI SERVICIO DE ASESORAMIENTO PERSONALIZADO. Y CUANDO DIGO DESCUENTAZO NO ME REFIERO A UN 20% .

¡ME REFIERO A AHORRARTE MÍNIMO MÁS DE UN 35% EN TODOS LOS PLANES SUPERANDO ALGUNO EL 50%!!

¡Además con el servicio de asesoramiento personal y seguimiento on-line, te regalo una sesión mensual de coaching via skype!

ACUÉRDATE QUE ES UNA OFERTA ÚNICA E IRREPETIBLE Y QUE SOLAMENTE DURA UNA SEMANA!!

 

Pin It on Pinterest

Share This